Una mirada al Alto Apure

Por Julio Alexander Parra Maldonado

P1110129Los Llanos venezolanos resultan ser un rico escenario rural y natural en situación de redescubrimiento, turísticamente hablando por supuesto.

Durante cuatro días en el Alto Apure, en un recorrido con Oscar Santaella y Orlando Paredes, la pesca, la fotografía, la fauna y el diálogo de los campesinos hicieron el plato fuerte de un recorrido por la región. Carreteras casi solitarias, la inmensidad del paisaje y unos atardeceres espectaculares siembran de imágenes mágicas la mente de cualquier citadino poco acostumbrado al clima llanero.

Un recorrido entre Guasdualito, Mantecal, La Trinidad de Arichuna y Elorza. Un paseo por El Amparo, incluyendo media tarde en Arauca (Colombia), nada más cruzar el Río Arauca. Una larga mañana en el Caño Tía Pola, luego de remontar el Río Sarare. Una estadía en Los Módulos y sus alrededores, vía Quintero. Todos lugares llenos de riquezas ambientales, culturales e históricas, pero que requieren de un trabajo de organización, educación y rescate como patrimonio.

Álbum de fotografías Una mirada al Alto Apure

P1110219 Poca lluvia, a pesar de estar en el periodo lluvioso, esteros de todos los tamaños, ríos bajando su nivel, la gente esperando la “ribason” o el momento en que el río arrastre tantos peces que se desborden para una fácil captura. Caribes en casi cualquier humedal, casi una plaga en mi escasa información sobre el asunto; menos bagres y palometas para la pesca. Hatos y fundaciones ganaderas de increíble extensión; animales de fácil vista, a veces a escasos metros de la carretera: chigüires, zorros, babos, venados, serpientes, tortugas y monos. Aves de diversos tamaños y colores, chirigüares, aguilas, araucos, gabanes, zamuros (de los más variados especímenes), paraulatas, carpinteros, halcones y pare de contar. Altas temperaturas, aire húmedo y momentos de ataque de zancudos y otros insectos incomodan al momento de adentrarse al territorio ancestralmente recorrido por una buena pesca, en labores de pastoreo, incluso tras algún animal de caza.

P1110112 Su gente de trato franco y atención esmerada, tanto en casa como en los sitios para visitantes y viajeros, que comienzan a ver el turismo como una alternativa complementaria a su dura faena. Falta orientación para hacer de estas “nuevas” actividades acciones orientadas a un desarrollo sustentable, social y ambientalmente hablando. Por cierto, a estos pueblos les hace falta la edificación de servicios básicos y elementales de urbanismo, educación y salud, mirando al siglo XXI.

El Alto Apure es un paisaje que está cambiando a criterio de los conocedores, pero que traslada a escenarios de novelas y relatos de la Venezuela olvidada en la memoria petrolera.

jalexp1@yahoo.es

@jalexp1

Anuncios

Acerca de Julio Alexander

Educador y Promotor Comunitario. Aficionado a la literatura, enamorado de Venezuela, con experiencia de trabajo y desarrollo de proyectos en comunidades populares, amante de la naturaleza.
Esta entrada fue publicada en Viajes y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Una mirada al Alto Apure

  1. Bien dicho Alex los llanos es una tierra extraordinaria, que goza de grandes bellezas naturales, tanto en invierno como e verano, Apure tierra de leyenda, agricultura, ganadería, petróleo y gente de buenas costumbres, te esperamos…
    Saludos Oscar S.

    Me gusta

  2. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s