Bélgica: Una plataforma contra la energía nuclear | Social Watch

Bélgica: Una plataforma contra la energía nuclear | Social Watch.

Un cuarto de siglo después del desastre nuclear de Chernobyl y con el
telón de fondo de la reciente catástrofe en Japón, las organizaciones
Greenpeace, WWF, Federación Inter-Ambiental de Valonia y Bond Beter
Leefmilieu (BBL) lanzaron en Bélgica la plataforma Stop & Go,
dirigida, por un lado, a desactivar las centrales nucleares, de acuerdo
con una ley vigente desde 2003, y, por el otro, a alentar las fuentes
renovables de energía.

La campaña, que cuenta con la adhesión del Centro Nacional de
Cooperación para el Desarrollo (CNCD-11.11.11, punto focal nacional de
Social Watch), busca el apoyo de otras organizaciones de la sociedad
civil, empresas, sindicatos, partidos políticos, autoridades locales y
grupos de interés. También exhorta a los ciudadanos a firmar una
petición titulada “Salgamos de la energía nuclear”.

La plataforma “Stop & Go” no sólo exige el cumplimiento de la ley
que dispuso la eliminación de los reactores. También reclama el
establecimiento urgente de una política energética de largo plazo para
Bélgica.

“La actual política de energía se basa sobre decisiones ad hoc y
puede ser impugnada en cualquier momento”, explicó Cecilia de
Schoutheete, portavoz de la Federación Inter-Ambiental de Valonia. “Hace
falta un marco estable para la participación de nuevos inversionistas
en el mercado energético. La visión de futuro en el largo plazo debe
tender a contar con una producción de fuentes 100% renovables. La ley
sobre cierre de centrales de 2003 allana el camino para su desarrollo
coherente.”

Existen muchos argumentos para abandonar la energía nuclear. Eloi
Glorieux, de Greenpeace, mencionó algunos: “Todavía no hay una solución
para los residuos nucleares. Muchos escenarios son impredecibles: un
gran desastre nuclear puede ocurrir en cualquier tipo de reactor, en
cualquier lugar y en cualquier momento. La alta densidad de población de
Bélgica determina que un accidente en (la central de) Doel o en (la de)
Tihange tendría consecuencias ambientales, sociales y económicas
desastrosas e irreversibles. Además, la energía nuclear es muy cara. Le
pagamos con nuestras facturas de electricidad miles de millones de euros
para y otros millones de euros cobrados por impuestos. Este dinero
podría invertirse más sabiamente en eficiencia energética y en fuentes
renovables.”

La campaña Stop & Go “exige una política energética ambiciosa y
coordinada”, sostuvo Jan Vandermosten, de WWF. “El más antiguo de los
tres reactores nucleares se podría cerrar como se había previsto, en
2015, sin poner en peligro el suministro de electricidad. Sin embargo,
es necesario ahorrar más energía para garantizar una provisión de
segura, sustentable y asequible en el largo plazo.”

Los fundadores de Stop & Go crearon una consigna simple:
“Queremos elegir el futuro y no atarnos a una tecnología del pasado!”

Petición de Stop & Go (en francés): http://bit.ly/hFyhxq

Más información (en francés): http://bit.ly/kxb9kj

Anuncios

Acerca de Julio Alexander

Educador y Promotor Comunitario. Aficionado a la literatura, enamorado de Venezuela, con experiencia de trabajo y desarrollo de proyectos en comunidades populares, amante de la naturaleza.
Esta entrada fue publicada en Ambiente y desarrollo, Noticias y política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s