Ambientalistas alertan sobre las consecuencias del derrame petrolero en Monagas

Opiniones brevísimas relacionadas al derrame petrolero ocurrido en febrero de 2012, en la planta de Jusepín en el Estado Monagas y que alcanzó el Río Guarapiche, generando un impacto directo en la población de Maturín al contaminar sus fuentes de agua potable, y otras consecuencias ambientales, económicas y sociales que aún no se han estimado con certeza, a pesar de que ya empiezan a despuntar.

Por Rayma

Alejandro Luy de Fundación Tierra Viva: lo que más preocupa es el impacto ambiental, social y económico. Después de la limpieza de aguas y suelos, es necesario un plan de monitoreo del agua, la fauna y vegetación, de mediano y largo plazo.

Viviana Salas de Bioparques: es evidente que el derrame fue muy grande, y que no solo el agua ha sido afectada, sino también la fauna y la flora de la zona deben haber sido gravemente afectadas.

Jorge Padrón de Chunikai AC: al contaminar las aguas del río Guarapiche que es un tributario del río San Juan impacta junto con el Parque Nacional Turuépano, los caños Deri y La Brea (con ecosistemas hasta la fecha casi prístinos) y los manglares y morichales ubicados en la margen izquierda del río San Juan que son hábitat de toninas, perros de agua, guacamayas y otras especies en peligro.

Daniel Delgado de Margarita Verde: nos solidarizamos con las organizaciones ambientalistas, con la responsabilidad que significa alertar a la población sobre las lamentables consecuencias para el ambiente, y por ende, para cualquier forma de vida que en él se manifiesta.

Gilberto Carreño, comunicador ambiental: sacrificar la calidad del agua que consumimos, del aire que respiramos y del disfrute de todos los recursos que pone a nuestra disposición la naturaleza, de verdad constituye un precio demasiado caro para asumirlo sin protestar.

 

Arnoldo Gabaldón, ex Ministro del Ambiente: Los daños al medio ambiente son una tragedia, con flora y fauna muriendo, y los cultivos afectados, por falta de sistemas de riego.

Antonio Machado de la Academia Nacional de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales: hay tres grupos de elementos que se encontrarían en el agua de ese cauce: aceites, metales pesados ­plomo, mercurio­ e hidrocarburos aromáticos. El contacto prolongado con metales pesados es tóxico; ataca la respiración y puede producir envenenamiento.

Julio Alexander Parra, educador ambiental: más allá de las consecuencias inmediatas del desastre, el Estado venezolano debe implementar políticas efectivas para controlar los derrames y sus efectos para las poblaciones y los ecosistemas donde se realiza el negocio petrolero en toda Venezuela. La industria petrolera nos provee de divisas al país, pero a un costo humano, social y especialmente ambiental que aún no reconocemos.

28 de febrero de 2012

Anuncios

Acerca de Julio Alexander

Educador y Promotor Comunitario. Aficionado a la literatura, enamorado de Venezuela, con experiencia de trabajo y desarrollo de proyectos en comunidades populares, amante de la naturaleza.
Esta entrada fue publicada en Ambiente y desarrollo, Educaciòn ambiental, Salud y bienestar, Venezuela y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s