Doce recomendaciones para docentes de niños que presentan desorden por déficit de atención con hiperactividad

Doce recomendaciones para la atención docente de niños que presentan desorden por déficit de atención con hiperactividad:

– Establecer y mantener el orden, la rutina, las normas de convivencia, los deberes, obligaciones, roles, organización y limpieza de pupitres, carpetas, cuadernos y lugar de trabajo.

– Reforzar positivamente todas las veces que el alumno mantenga el orden y la organización.

– El docente debe actuar con orden, organización y responsabilidad, ya que el niño aprende por imitación del modelaje del docente y adulto significante.

– Fragmentar las tareas complejas en sub tareas, a fin de aprovechar la capacidad de atención del niño al tiempo que los estimule a concluir lo ya comenzado.

– El docente debe estimular al niño para que continúe y concluya los proyectos a mediano y largo plazo.

– En otro orden de ideas, debe tratar al niño con afecto, cariño, respeto y comprensión a fin de que se sienta apreciado, valorado y comprendido.

– Motivar al niño para realizar tareas en las áreas de su mayor y mejor desempeño, de esta manera podrá reforzar su autoestima. Hacerle comprender que desde esas áreas de conocimiento o aptitudes puede contribuir con los demás de manera importante.

– Alternar el trabajo que debe realizar en el pupitre con otras actividades que le permitan levantarse tales como: recoger material, repartir cuadernos.

– Mantener contacto visual directo, utilizando gestos y expresiones faciales.

– Llevar un registro de observación de las conductas de los niños donde se asienten sus aciertos, sus mejoras y progresos, y se destaque el valor del esfuerzo que realiza para superar su problema. De igual manera, se registrarán los cambios de conducta causados por las reacciones ante los fármacos.

– Mantener tutoría con los padres cada quince días como mínimo y explicarles de forma clara y concreta durante dichas tutorías los problemas de conducta del niño y lo que ellos puedan hacer para controlarlos.

– Tratar al niño de manera paciente, respetuosa y justa.

Debe tomarse muy en cuenta el desempeño de acuerdo a sus capacidades y actitudes más que a sus deficiencias. “No lo avergüence, ni humille delante de sus compañeros”.

Referencia:

Mejías, M; González, I y Cohen, C (2008) Cómo abordar la hiperactividad en el ámbito escolar. Educare, (12) 1. Disponible: http://revistas.upel.edu.ve/index.php/educare/article/view/42 [Consulta: 2013, Marzo 19]

Anuncios

Acerca de Julio Alexander

Educador y Promotor Comunitario. Aficionado a la literatura, enamorado de Venezuela, con experiencia de trabajo y desarrollo de proyectos en comunidades populares, amante de la naturaleza.
Esta entrada fue publicada en Educación, Salud y bienestar y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s