¿Qué pensaba Bolívar la tarde antes del Discurso de Angostura? Por Julio Alexander Parra Maldonado

¿Qué pensaba Bolívar la tarde antes del Discurso de Angostura?

Por Julio Alexander Parra Maldonado

Es domingo 14 de febrero de 1819, Bolívar y su edecán caminan desde la orilla del río Orinoco hacia la Plaza Mayor de la ciudad de Angostura (Santo Tomás de Guayana de Angostura del Orinoco). Al día siguiente se instalará el Congreso con representantes de provincias de Venezuela y Nueva Granada. Es un día caluroso y la fuerte pendiente les hace sudar bastante en sus uniformes militares, que no están climatizados para el trópico.

Vienen de una mañana de reuniones con algunos diputados, representantes del clero, militares patriotas y personalidades de la ciudad. Muchos apuntes y algunas ideas.

Edecán: Mi General Bolívar, ya hemos transcrito nuevamente su discurso para la instalación del Congreso. Se hicieron los agregados señalados por usted sobre la educación republicana, la honestidad en el gobierno y los fundamentos para la creación de la República de Colombia.

Bolívar: Muy bien, pero luego de cenar tendrá que transcribirlos de nuevo porque hay que agregar algunas aclaratorias para atender la información que acaba de dar el Doctor Zea; será necesario reacomodar la posición de los neogranadinos y los quiteños en la Gran Colombia, y dar a los caraqueños tiempo para que asimilen la necesidad de la unión.

Edecán: Entiendo señor, dispondré de otros dos secretarios para terminar lo más pronto posible la escritura con lo que usted nos indique. Mañana temprano tendrá dos copias finales, para que pueda hacer entrega al Congreso, una vez termine su discurso. Si usted me permite, mi opinión es que la unión de Quito, Nueva Granada y Venezuela es difícil según dicen los señores diputados que están en la ciudad para el Congreso. Quizás no quieran aprobar la unión por desconfianza entre unos y otros.

Bolívar: Tienes toda la razón, pero no estamos para hacer caso a la miopía mental de algunos diputados, sino para trazar el camino que debemos recorrer como nación libre, para forjar el futuro de toda la América, para construir un gran país que enseñe al mundo la libertad y la bondad del nuevo mundo. Una vez lograda la libertad política del yugo español, deberemos lograr la construcción de un país capaz de mantener su libertad a la vez que hacer de sus ciudadanos verdaderos republicanos, conscientes de sus deberes y de sus derechos. El aporte de todos cuenta a partir de este momento, no podemos excluirnos unos de los otros.

Edecán: ¡Señor se propone usted grandes metas!

Bolívar: No me propongo, le propongo a todos grandes metas. Colombia será tan grande como nosotros seamos capaces de construirla, en cada campo de batalla, como en cada escuela, como en cada fábrica, con la participación de todos los ciudadanos. Mujeres, indios, criollos, mantuanos, comerciantes, doctores y antiguos esclavos, todos debemos dar un aporte a la libertad. Los colombianos seremos grandes, solo si asumimos que la grandeza estar en ser útiles. La educación del pueblo será el canal de información de los ciudadanos, si pautamos una educación incluyente que trate de mejorar las condiciones de vida y sepa explicar el proyecto republicano, el país entero luchará para construir ese mejor país.

Edecán: Sus palabras me emocionan mi General. Usted sabrá hacerle entender a los diputados la necesidad de cambiar, para que la guerra no sea solo contra los españoles, sino que aporte para una mejor sociedad. Son sabias sus ideas.

Corre una brisa serena por la ancha calle y un par de hermosas damas caminan hacia la iglesia donde ya suenan las campanas para misa de seis de la tarde. Los hombres saludan cortésmente, las damas apenas levantan su mano y apresuran el paso.

Bolívar: Vamos a misa hombre, que el espíritu también debe alimentarse. Nada mejor que la palabra de Dios en tierra de hombres libres para inspirar la patria grande. Luego de cenar arreglamos el discurso.

Ejercicio de imaginación preparado para mis estudiantes del curso de Historia de Venezuela, con el objetivo de despertar curiosidad por los hechos más allá de los documentos y análisis especializados. Intentando comprender eso que llamamos la historia, complicado cuando además hay que compartirlo con muchachos de doce y trece años. Pero debemos recordar que es un ejercicio de imaginación, no hay nada que diga que esto en verdad sucediera, más que el espíritu inspirado del escritor. Desde Mérida, Febrero de 2014.

Publicado originalmente en Aprendamos Juntos en febrero de 2014
 
Casa del Congreso de Angostura en Ciudad Bolívar, junto a la Plaza Bolívar. Por Nicholas Laughlin (2007)
Casa del Congreso de Angostura en Ciudad Bolívar, junto a la Plaza Bolívar.
Por Nicholas Laughlin
 
Anuncios

Acerca de Julio Alexander

Educador y Promotor Comunitario. Aficionado a la literatura, enamorado de Venezuela, con experiencia de trabajo y desarrollo de proyectos en comunidades populares, amante de la naturaleza.
Esta entrada fue publicada en Educación, Venezuela y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s